31 de Marzo. Natalicio de Octavio Paz

31 de Marzo. Natalicio de Octavio Paz

31 de Marzo. Natalicio de Octavio Paz

 

“La poesía es revelación de la condición humana y consagración de una experiencia histórica concreta.”

Octavio Paz

México celebra hoy el natalicio de Octavio Paz quien es considerado uno de los más grandes autores del siglo XX, ganador del Premio Nobel de Literatura en el año de 1990 y figura de importancia capital para la cultura y la literatura contemporánea de nuestro país.

Nació el día 31 de marzo de 1914 en la ciudad de México y murió el 19 de abril de 1998 a la edad de 84 años, víctima de cáncer en los huesos.

Poeta, ensayista, crítico de arte y diplomático, hombre admirado y criticado, capaz de encender toda serie de elogios o acalorados debates, pero que jamás pasó inadvertido: Octavio Paz, fue el gran intelectual mexicano, nació hace 104 años y hoy el país se ha volcado a recordarlo.

Su fama se acrecentó y alcanzó dimensiones internacionales cuando en 1990 ganó el Premio Nobel de Literatura. 

Su etapa escolar la empezó en Estados Unidos en el año de 1916, donde le costó mucho comunicarse con sus compañeros de grupo, ya que no dominaba el idioma inglés, tanto así que tuvo varias peleas porque se burlaban de él. Aunque volvería pronto a México. Aficionado a la poesía desde muy joven, Paz publicaría su primer poema con 17 años y con 23 ya se había ganado fama como joven promesa.

Para el año de 1919, motivado por una huelga estudiantil, Octavio Paz comulgó con el ideal que lo guiaba, se vio envuelto en la gran fe vasconcelista, en ese fervor que posteriormente produjo varias cosas y, entre ellas, una organización de estudiantes pro obrero y campesino de la que a su vez surgieron muchas gentes que con los años se convirtieron al marxismo o al sinarquismo. Tiempo después, Octavio se unió al anarquismo sostenido por José Bosch, un joven catalán quien lo indujo al pensamiento libertario, por lo que a los 15 años se convirtió en activista de la fugaz Unión de Estudiantes Pro Obreros y Campesinos. En ese tiempo también ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria de San Ildefonso.

En su juventud, Octavio Paz “le agradaba recorrer los largos corredores, los patios espaciosos y las columnas airosas de San Ildefonso, y admirar los frescos de Jean Charlot, de Fermín Revueltas, de Diego Rivera y de José Clemente Orozco”, acerca de los que tanto escribiría más tarde.

Sin embargo, de entre todas las clases, el joven Paz sentía especial predilección por la de literatura hispanoamericana, que impartía Carlos Pellicer con una voz “como venida de ultratumba”, decía Paz. Años más tarde, recordaría que los de Pellicer fueron los primeros poemas modernos que escuchó en su vida, y subrayaba especialmente aquello de “modernos”.

Más tarde Octavio Paz realizó sus estudios universitarios en las facultades de Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Varios años más tarde, Paz participaría en “Poesía en Voz Alta”, que fue una propuesta fresca para reunir a memorables artistas talentosos como Héctor Mendoza, Leonora Carrington, Juan José Arreola, Juan Soriano, entre otros.

Su primera gran obra, Entre la piedra y la flor (1941) fue escrita en Yucatán, en los primeros años de su trabajo como maestro. Dos años después recibiría la prestigiosa beca Guggenheim que le permitiría estudiar en Berkeley. Es entonces cuando Paz entró en el servicio diplomático mexicano que le llevó a varios destinos, como París o Bombay, durante casi veinte años.

En 1950, por funciones diplomáticas, Paz viajó a Japón y la India, donde conoció el budismo y los clásicos taoístas, cuyos temas servirán también de inspiración para su obra. En 1968, renuncia a su puesto diplomático en protesta por la represión a las manifestaciones estudiantiles.

Entre sus obras más aclamadas se pueden mencionar: El laberinto de la soledad, ensayo sobre el carácter nacional mexicano, y el libro Piedra del Sol, poema de quinientos ochenta y cuatro líneas. Su obra es extensa y digna de buscarse por la belleza e inteligencia de sus contenidos.

Paz fue siempre un hombre de contrastes, que miraba el mundo como un problema, como un enigma, a través de las contradicciones de la realidad, buscando revelar aquello que se ocultaba bajo lo obvio. De ahí su pasión por las dualidades que se contradicen y se complementan: soledad y comunión, modernidad y tradición, mexicanidad y universalidad, para citar algunas de las antinomias que utilizaba como referencia para descifrar la realidad y ayudarnos a comprenderla. Sorprendentemente, al tiempo que reflexionaba a partir de dicotomías, podía mantener el matiz que distingue la reflexión del intelectual de la contundencia del político.

Se cumplen 20 años de la partida de Octavio Paz al mundo de los escritores consagrados. Hoy en día la mejor manera de recordar su nombre es leyendo sus obras.

Por Alejandro Rodas Esponda

Referencias:


http://archivo.eluniversal.com.mx/graficos/graficosanimados14/EU_Octavio_Paz/

https://historia-biografia.com/octavio-paz/

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/paz_octavio.htm

http://www.fundacionunam.org.mx/arte-y-cultura/quien-fue-octavio-paz/

http://www.fundacionunam.org.mx/rostros/octavio-paz-un-gran-universitario/

http://www.lecturalia.com/autor/1088/octavio-paz

http://elem.mx/autor/datos/837

https://www.nexos.com.mx/?p=8980